La Flora Intestinal

La microbiota intestinal y su papel fundamental

¿A qué llamamos flora intestinal o microbiota intestinal?

Nuestro tracto gastrointestinal constituye una de las principales fuentes de comunicación e intercambio entre el medio externo y el medio interno. Sus funciones las podemos agrupar de manera general en:

  • Nutricionales, ya que contribuye a la digestión y absorción de nutrientes.
  • Defensivas, ya que contribuye al desarrollo de sistemas de prevención y rechazo de posibles agresiones desde el mundo exterior.

Ambas funciones no dependen solo de nuestras estructuras digestivas, sino también de la presencia y actividad de los diminutos microganismos que componen y pueblan nuestro intestino.

De los animáculos a la microbiota

Composición de la microbiota

El intestino humano es el hábitat natural de una población numerosa, diversa y variable de microorganismos, principalmente bacterias, que se han adaptado a la vida en la superficie del intestino.

El número de microorganismos que la componen supera en unas diez veces al de células de nuestro propio organismo.

La microbiota se adquiere inmediatamente después del nacimiento.

Inicialmente, las principales bacterias que colonizan nuestro intestino son del género Lactobacillus o enterobacterias.

  • Por la propia acción de estas bacterias, progresivamente se establece un microsistema en el que van proliferando otras especies bacterianas.5
  • La evolución de la microbiota está ligada al régimen alimenticio del niño, alcanzándose las proporciones y riqueza de especies de la edad adulta hacia los 3-4 años.

La mayor proporción de unos u otros tipos de bacterias se relaciona, por tanto, con patrones dietéticos de larga evolución.

Puede haber modificaciones transitorias en la composición de la microbiota por el uso de antibióticos o cambios en la alimentación, pero son reversibles.

Funciones de la microbiota

Hoy en día, ya no consideramos a estos microorganismos simples comensales. Incluso, se plantea la idea de que los seres humanos somos “superorganismos”, gobernados, en parte, por los microorganismos que hospedamos.

Debido a los importantes avances en distintos campos de estudio científico, la verdadera diversidad de microorganismos que habitan nuestro tracto gastrointestinal y sus contribuciones en el mantenimiento de la salud o el desarrollo de determinadas enfermedades, comienzan a ser conocidas.

Así, se puede decir que entramos en una nueva era de la medicina con la comprensión del papel fundamental de este órgano olvidado, la microbiota intestinal, en nuestra salud y enfermedad.

Se han identificado diferentes funciones de la microbiota intestinal humana, que podemos agrupar en:

  • Metabólica y nutricionales
  • De protección antimicrobiana
  • De mantenimiento de la integridad de la mucosa intestinal
  • De regulación de la respuesta inmune

Funciones Metabólicas

  • Fermentación de hidratos de carbono no digeriblesConstituyen una fuente de energía importante para el mantenimiento y desarrollo de nuestros microorganismos y además, producen ácidos grasos de cadena corta.1 Esto se traduce en recuperación de energía de la dieta y favorece la absorción de calcio, magnesio o hierro.Además, estos ácidos grasos ejercen un efecto antiinflamatorio y promueven el crecimiento de células necesarias para mantener la barrera intestinal.
  • Factor implicado en el manejo del peso corporalLa microbiota intestinal puede participar en el metabolismo energético a través de la energía obtenida de la dieta, en la regulación del almacenamiento de la grasa corporal, y en la regulación de la producción y oxidación de ácidos grasos.

  • Producción de vitaminasSíntesis de vitamina K y varias vitaminas del grupo B, incluida la vitamina B12.

FUNCIONES DE PROTECCIÓN

  • Efecto barrera
    Impiden la implantación de bacterias extrañas para nuestro cuerpo. Esto se debe a que producen sustancias antimicrobianas, que evitan la proliferación de otras bacterias, ya que compiten con ellas por los nutrientes y el espacio.
  • Inhibición del sobrecrecimiento de barreras oportunistas
    La composición y el equilibrio de la microbiota propia impide que aumenten determinadas poblaciones bacterianas, que pueden terminar por desarrollar infecciones si crecen en exceso.

FUNCIONES INMUNITARIAS

  • El tracto gastrointestinal constituye una zona de contacto y comunicación entre el individuo y el medio externo.La interacción con el conjunto de microorganismos del intestino parece ser un mecanismo primario en la activación de nuestra inmunidad.
    Algunas anomalías en el desarrollo del sistema inmunitario podrían deberse a defectos en la interacción de la microbiota con el propio intestino.

Enfermedades relacionadas con la microbiota

Ahora que hemos empezado a comprender el papel clave de la microbiota intestinal en nuestra salud, hemos reconocido el verdadero alcance de las consecuencias de las alteraciones en la microbiota, o en la interacción entre la microbiota y nuestro cuerpo.

Si la interacción entre la microbiota y nuestro cuerpo no es la adecuada:

  • El equilibrio entre los potenciales patógenos dañinos y la respuesta del individuo puede fallar.
  • Este desequilibrio puede repercutir en el desarrollo de patologías.
HIGIENE EXCESIVA, MICROBIOTA Y DISBIOSIS

Descubre la gama de productos Profaes4
El probiótico apropiado debe ser seleccionado para cada recomendación
bodegon