Tras los antibióticos ¿por qué conviene tomar probióticos?

By enero 26, 2018Salud

Nuestro organismo se compone de millones de microorganismos vivos de distinta especies que en su mayoría habita en nuestro intestino. La denominada «flora intestinal» es la encargada entre otras cosas digerir y absorber los alimentos que ingerimos y mantienen al sistema inmunológico en buen funcionamiento.

Existen muchos factores que pueden alterar nuestro microbioma intestinal como puede ser el tratamiento con antibióticos. Los antibióticos actúan contra las bacterias patógenas que nos causan infecciones, no obstante, pueden tener efectos en aquellas bacterias beneficiosas que componen la flora intestinal, reduciendo la cantidad de microorganismos beneficiosos para el organismo y aumentando las que se consideran nocivas.

Cuando estas alteraciones ocurren, es posible que las bacterias menos favorables proliferen y pongan en riego nuestro bienestar intestinal. En este sentido, uno de los síntomas que puede causar el uso de antibióticos es la diarrea.

De hecho, más de un tercio de los pacientes que toman antibióticos pueden presentar diarrea tras un tratamiento. El tipo de antibiótico que suele causar descomposición son la ampilicina, la amoxicilina, la clindamicina y las cefalosporinas, si bien otros principios activos también pueden causarla. Además, factores como las enfermedades asociadas, intervenciones recientes en el abdomen o la edad avanzada pueden potenciar su aparición.

Para tratar de revertir estos efectos y restaurar la población saludable de nuestro organismo, una opción interesante a tener en cuenta puede ser complementar el tratamiento antibiótico con un tratamiento a base de probióticos. Los probióticos, son microorganismos vivos que habitan en el tracto gastrointestinal y apoyan al sistema inmunitario intestinal en la labor de protegernos de agentes externos que pueden dañar nuestro microbioma intestinal.

Por lo tanto, tomar probióticos de manera preventiva durante el tratamiento por antibióticos puede ayudar a disminuir las posibilidades de padecer alguno de estos efectos secundarios. En este sentido, ProFaes 4 25 Millones contiene el grupo único Lab4 de cepas probióticas. Estas cuatro especies de bacterias beneficiosas y no patógenas están presentes de forma natural en nuestro intestino.

Más allá de los probióticos, contiene fluctooligosacáridos que actúan como prebióticos. Aunque los prebióticos no son microorganismos vivos, sino que se trata de un tipo de fibra que no son digeribles que favorece la proliferación de bacterias en el colón ya que sirven colo alimento de estas bacterias. Combinar probióticos y prebióticos nos ayuda a conseguir que las bacterias que más nos convienen e interesan crezcan más rápidamente por lo que podemos considerar que alimentan la flora intestinal. Se recomienda consultar a un profesional sanitario antes de consumir este producto.

Estudios realizados en Reino Unido realizados en las Universidad Cambridge, Sheffield y Swansea han demostrado que esta tecnología Lab4 pueden ayudar a restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal y de este modo recuperar el bienestar intestinal y también el sistema inmunológico.

 

Leave a Reply