Posible relación entre la microbiota intestinal y la rigidez arterial

By septiembre 7, 2018Salud cardiovascular
microbiota-ontestinal-rigidez-arterial-

En los últimos años, se ha profundizado en el estudio de la microbiota intestinal y su importancia en la salud. Más allá, de las dolencias gastrointestinales son diversas las investigaciones y estudios que tratan de hallar la conexión entre los millones de microorganismos que habitan en nuestro organismo con otro tipo de enfermedades como las enfermedades cardiovasculares.

En este sentido, en este 2018 un equipo de investigadores británicos han tratado de establecer una relación entre la microbiota intestinal con uno de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular que se ha descubierto en los últimos tiempos como es la rigidez arterial.

El estado de nuestras venas y arterias es fundamental para el buen funcionamiento del corazón por lo que su flexibilidad parece ser un importante factor a tener en cuenta para tratar de calcular el riesgo de padecer algún problema de corazón.

Por ello, este grupo de investigadores ha tratado de identificar si la composición del microbioma intestinal, conjunto de bacterias que habitan en el intestino, tiene un efecto directo en la rigidez de las arterias en este caso, entre las mujeres.

En estudios anteriores se ha determinado que la composición de la microbiota intestinal influye de alguna manera en la inflamación sistémica, la sensibilidad a la insulina o la hiperglucemia que a la vez son un indicador destacado de riesgo de padecer algún problema de corazón.

En esta investigación, se evaluó si existía correlación entre una medida de la rigidez de las arterias (velocidad carótida-femoral de la onda de pulso) y las especies de bacterias intestinales de 617 mujeres de mediana edad.

Como resultado hallaron que existe una correlación inversa entre la rigidez de las arterias y la diversidad microbiana. Esta diversidad microbiana depende en gran medida del consumo de fibra mediante la alimentación. La fibra es un conjunto de carbohidratos que encontramos en la fruta, la verdura, las legumbres y los cereales integrales que favorece el equilibrio de las especies bacterianas más beneficiosas para nuestra salud. Además, la suplementación de microorganismos vivos como son los probióticos también ayudan a reforzar este conjunto de bacterias beneficiosas.

Por lo tanto, cuanto mayor sea la riqueza bacteriana de nuestro organismo, menor será la rigidez de nuestras arterias. Aunque son resultados preliminares y se debe ahondar más en su conocimiento, por primera vez se relaciona la composición de la microbiota intestinal con la rigidez arterial de las mujeres abriendo la puerta así, a la opción terapeútica a base de probiótcos para ayudar a reducir la rigidez arterial y en caso, de que investigaciones más exhaustivas lo demuestren, disminuir el riesgo cardiovascular.

Fuentes:

https://academic.oup.com/eurheartj/advance-article/doi/10.1093/eurheartj/ehy226/4993201?searchresult=1

https://www.biocodexmicrobiotainstitute.com/es/pro/publicaciones/diversidad-de-la-microbiota-intestinal-y-rigidez-arterial-en-la-mujer