Consejos para controlar la dermatitis atópica en verano

By junio 15, 2018General
piel-atópica-verano

Aunque los brotes de dermatitis atópica suelen mejorar durante el verano gracias al sol, en esta estación también existen factores que podrían desencadenar brotes de esta enfermedad que afecta entre el 12 y el 20% de la población infantil en España.

En verano los baños en la piscina y en la playa son muy comunes y es que, ¡a la mayoría de los peques les encanta! Los primeros baños, aprender a nadar o largas tardes jugando en el agua con los amigos son las actividades veraniegas que más se disfrutan.

La dermatitis atópica es un trastorno cutáneo crónico que consiste en erupciones pruriginosas y descamativas que suele manifestarse en forma de eccema. Estos eccemas suelen presentarse en forma de brotes que pueden aumentar dependiendo de factores como la contaminación ambiental, el clima o exposiciones a sustancias irritantes

Sin embargo, la exposición al cloro, puede producir que estos eccemas aparezcan o aumenten ya que el cloro contiene sustancias oxidantes que pueden irritar la piel. Además, en esta época del año solemos utilizar más el agua doméstica que también puede afectar a nuestra piel, sobre todo, en aquellas regiones donde exista una mayor concentración de sales minerales.

Por ello, es importante que preparemos la piel y la cuidemos como corresponde para ayudar a los peques a disfrutar al máximo de las vacaciones.

En primer lugar, la hidratación intensiva de la piel es fundamental para evitar que el eccema empeore. Hidratar la piel cada día después de una buena ducha y utilizar cremas de efecto barrera a modo de prevención que puedan prevenir de cierta manera la irritación puede ser efectivo. Estas cremas barrera pueden estar precedidas de cremas emolientes y en caso de que vayamos a pasar el día en la playa, convendría optar por el uso de cremas no grasas que eviten la adherencia de la arena.

Aunque el sol puede ayudar a secar los eccemas y mejorar la sintomatología, hay que tener cuidado con la sudoración excesiva que también puede contribuir a la irritación de la piel. Además, debemos tener en cuenta los efectos negativos del sol sobre la piel y evitar sobreexposiciones o quemaduras.

Tras bañarnos tanto en el mar como en la piscina, es importante no frotarse con la toalla, basta con colocársela encima y dejar que absorba toda el agua. El uso de albornoces o ponchos pueden ser una buena alternativa al uso de toallas.

Hay estudios recientes que tratan de investigar la relación entre esta afección cutánea y la población bacteriana que habita en nuestro intestino. Así  en un estudio publicado en la revista , el consumo de probióticos podría ser efectivo para reducir el índice SCORAD (Scoring Atopic dermatitis) que se trata de la puntuación de la gravedad de la dermatitis y también podría ayudar a reducir el uso de esteroides de uso tópico con dermatitis atópica moderada.

¡Prepara la piel de los peques para el verano y cuidado con la dermatitis atópica!