¿Cómo afecta tomar medicamentos a las bacterias intestinales?

efecto-medicamentos-bacterias-intestinales

En nuestro organismo se desarrollan millones de bacterias que cumplen funciones concretas y son esenciales para nuestra salud y bienestar. Estas bacterias habitan, sobre todo, en nuestro sistema intestinal y componen el microbioma (microbiota) humano.

En los últimos tiempos muchos estudios e investigaciones están tratando de comprender y establecer conexiones entre este ecosistema bacteriano y algunas enfermedades, aunque es complicado establecer una relación de causa-efecto entre ellas.

Un nuevo estudio ha tratado de arrojar luz sobre la influencia que los distintos fármacos que tomamos pueden tener en nuestro microbioma. Para ello, se ha estudio el efecto de casi 1.000 medicamentos en el crecimiento de 40 de las especies que habitan en el microbioma humano. Estos primeros resultados sugerían que el 24% de los fármacos administrados, que no eran antibióticos, reducen o detienen el crecimiento de 203 de las 835 variedades de bacterias intestinales que analizadas.

Una de las autoras de este estudio publicado en la revista Nature  Lisa Maier expone “hemos analizado la mayoría de los fármacos más usados”. Los medicamentos que podrían inhibir este crecimiento son entre otros: antipsicóticos (para el tratamiento de la psicosis), inmunosupresores (fármacos que reducen la actividad del sistema inmune) inhibidores de la bomba de protones como puede ser el omeprazol, píldoras anticonceptivas, medicamentos contra la disfunción eréctil, etc.

Aunque estudios anteriores también han ahondado en las posibles alteraciones en el microbioma humano tras consumir algunos fármacos, éste es pionero en investigar la conexión directa entre los medicamentos y el microbioma de manera sistemática y con una mayor muestra de tipos de fármacos, tal y como explica el Laboratorio Europeo de Biología Molecular donde se ha realizado el trabajo.

Otro de los resultados de este estudio: las bacterias que son más abundantes en el intestino de personas sanas son las más perjudicadas por los medicamentos, entre las que se encuentran algunas de las variedades que necesitamos para producir nutrientes.

¿Estos cambios pueden generar síntomas?

Los posibles síntomas que pueden derivarse debido a estas variaciones en la composición del microbioma intestinal, son similares a los que puede generar tomar antibióticos aunque se deberán estudiar con más profundidad para conocerlos en detalle.

Además, los efectos de estos fármacos no antibióticos en el microbioma podría ayudar a aclarar la causa por la que cada vez existe una mayor resistencia a los antibióticos ya que, los mecanismos de protección de las bacterias parecen ser similares, tanto para la protegerse de los efectos de los antibióticos como otros fármacos.

Estos primeros hallazgos podrían servir para la posibilidad de usar algunos de estos fármacos no antibióticos como si realmente lo fueran, especialmente porque algunos son muy específicos contra una especie de bacteria determinada.

El siguiente paso para los investigadores del EMBL es investigar cómo afectan estos fármacos a comunidades enteras de bacterias intestinales. Según Rafael Cantón, jefe de microbiología del Hospital Ramón y Cajal y experto en resistencia microbiana, “este estudio es valioso porque destapa unos efectos no desdeñables de fármacos muy usados, con lo que habrá que hacer seguimiento para conocerlos mejor”.

El doctor Cantón, resalta la importancia de analizar estas interacciones entre las bacterias para poder encontrar aplicaciones en nuevos tratamientos, usando fármacos como coayudantes de los antibióticos y tratar de potenciar su efectividad.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/03/19/ciencia/1521479656_125502.html

 

Leave a Reply