Ayuda a tu hijo a evitar un resfriado de verano

By agosto 17, 2018sistema inmunológico
resfriado-verano

Aunque solemos asociar los resfriados y los mocos a los meses de invierno, en verano el abuso del aire acondicionado y los cambios bruscos de temperatura pueden facilitar que los rinovirus penetren en el organismo e irriten la mucosa nasal, sobre todo, en los peques.

Sin embargo, existen otras causas por las que podemos enfermar, no obstante, los síntomas de estos molestos resfriados de verano son los mismos que en invierno: malestar, sensación de tener fiebre, sequedad de garganta, mucosidad nasal o tos.

El cansancio, el estrés, una alimentación poco adecuada pueden además, debilitar nuestro sistema inmunitario y facilitar que estos virus penetren en nuestro organismo.

Para tratar de evitar este tipo de dolencia, en primer lugar, debemos tener en cuenta algunos factores e interiorizar algunas prácticas para que tu peque disfrute de las vacaciones como merece, sin sobresaltos y con una buena salud.

En primer lugar, para evitar los agresivos contrastes de temperatura debemos tratar de regular los aparatos de aire acondicionado o climatizadores, en la medida de que podamos, y tratar de que la temperatura oscile entre los 22 y los 24 grados.

Además del aire acondicionado, también se dan grandes contrastes al bañarse. Pasar de los 27-30 a los 20 del agua del mar o de la piscina no es lo más conveniente. Dile que se meta en el agua poco a poco al principio y evite las zambullidas a toda pastilla con sus amiguitos al principio, su salud se lo agradecerá. Más aún, si ha estado realizando ejercicio intenso mientras jugaba con sus amigos y puede sentirse más acalorado de lo normal.

Sabemos que lo que más nos apetece en estos calurosos días, es ingerir comidas o bebidas muy frías, helados etc. Ten cuidado, que el contraste no sea muy grande si no la garganta podría resentirse.

Una alimentación rica en frutas y verduras además, dará a tu hijo un aporte de vitaminas importante que le ayudará a mantener la barrera de sus defensas en buen estado. Otra opción que puedes tener en cuenta para tratar de reforzar el sistema inmunitario son los probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que proporcionados en las cantidades adecuadas pueden reportar beneficios a la salud del hospedador.

Una de las aplicaciones más extendidas sobre el uso de estas “bacterias amigas” es el refuerzo de nuestras defensas. ¿Sabías que el 80% de nuestro sistema inmunitario se encuentra en nuestro intestino? En este sentido, ProFaes4 Dual Vit con las cepas probióticas únicas Lab4 y vitaminas contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario en todas las edades.

¡Ayuda a tu hijo a reforzar sus defensas y disfrutad de las vacaciones de verano como merece!